Aimé Pastorino

PINTORA. 2017


No poder inscribirse en la carrera de Bellas Artes por su condición de mujer. Estudiar pintura por correo: recibir las láminas, copiarlas con témpera y enviar el ejercicio por carta a la Academia. Muchos años después leer con orgullo a su nieta, la epístola membretada con la devolución de sus profesores sobre uno de sus trabajos.Enmarcar y colgar sus pinturas en la casa familiar. Reproducir al óleo las fotografías de sus pequeños hijos Cristi y Ricardito.
Ver cómo, gracias a una medida del entonces Ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz, la PuyME de su marido se derrumba; y convencerlo, junto a su hija, de comenzar a hacer juegos de encastre en madera y venderlos en las ferias. Reingresar al mundo laboral, a los cincuenta años, como pintora de juguetes. Convertirse en artesana y lo que le causa más gracia aún: en “hippie” según la definición de la época.
Mostrar a su nieta, ya adolescente, recortes de revistas con imágenes naïf y decirle que: a pesar de que la gente subestime esa forma de pintar, para ella es de gran importancia ya que es accesible para cualquier tipo de público.
Conseguir, casi sin notarlo, la fusión entre arte y vida en el comedor de su casa de provincia.


No poder inscribirse en la carrera de Bellas Artes por su condición de mujer. Estudiar pintura por correo: recibir las láminas, copiarlas con témpera y enviar el ejercicio por carta a la Academia. Muchos años después leer con orgullo a su nieta, la epístola membretada con la devolución de sus pro...

Leer más

Instalación, objetos de madera tallada, torneada, ensamblada y policromada / 150 x 180 x 200 cm.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   aimepastorino.com - all right reserved. - 2018